Hace poco más de un mes, el 8 de enero, la Cámara de Trabajo había aprobado el pedido de amparo presentado por vecinos de Malvinas Argentinas contra Monsanto. Por decisión judicial, se habían suspendido las obras de construcción de la planta semillera, que ya estaba detenida de hecho por el bloqueo de resistencia, hasta tanto no haya una decisión sobre el estudio de impacto ambiental. A partir de allí, existió una previsible desconfianza sobre la suerte de esta resolución del gobierno provincial.

">

Córdoba decidió no autorizar a Monsanto


Publicado: 12-02-2014

Hace poco más de un mes, el 8 de enero, la Cámara de Trabajo había aprobado el pedido de amparo presentado por vecinos de Malvinas Argentinas contra Monsanto. Por decisión judicial, se habían suspendido las obras de construcción de la planta semillera, que ya estaba detenida de hecho por el bloqueo de resistencia, hasta tanto no haya una decisión sobre el estudio de impacto ambiental. A partir de allí, existió una previsible desconfianza sobre la suerte de esta resolución del gobierno provincial.

Sin embargo, se supo que la Comisión Técnica Interdisciplinaria, dependiente de la Secretaría de Ambiente de Córdoba, recomendó la no autorización del estudio de Impacto Ambiental de Monsanto. En base a ello, la propia Secretaría de Ambiente convalidó tal dictamen. Según el comunicado oficial, la Comisión "identificó que en el desarrollo del proceso productivo no se cumple con los requisitos básicos de gestión integral de residuos". Tampoco existe "documentación respaldatoria suficiente".

Según establecen la Ley 7343 y el Decreto 2131/00, los pasos necesarios para la habilitación de un emprendimiento son el aviso de proyecto, la presentación del estudio de impacto ambiental, el proceso de información pública, que puede incluir una audiencia, la valoración crítica de la Comisión, y el pronunciamiento final de la Secretaría, que puede conducir al rechazo o a la licencia ambiental. Monsanto puede presentar un nuevo estudio, pero deberá atravesar nuevamente todas las instancias.

Asimismo, también queda claro que la empresa no tiene la licencia social necesaria para operar en el territorio. La movilización popular generada en Malvinas Argentinas fue un elemento necesario para que tanto en la instancia judicial, como ahora en la instancia de la evaluación técnica, el tema sea considerado en forma seria, conociendo el poder de lobby de la empresa en cuestión. Monsanto es un símbolo del agronegocio.

Monsanto ya declaró oficialmente que presentará un nuevo estudio de impacto ambiental. Nuevamente, es el rechazo popular la garantía última de la no instalación de la planta.

A continuación, reproducimos completo el comunicado oficial:

La Comisión Técnica Interdisciplinaria, dependiente de la Secretaría de Ambiente, recomienda no autorizar el estudio de Impacto Ambiental de la Planta de Acondicionamiento de Semillas de Maíz, en la localidad de Malvinas Argentinas, presentado por la firma Monsanto Argentina Sociedad Industrial y Comercial.

La Comisión Técnica Interdisciplinaria identificó que en el desarrollo del proceso productivo no se cumple con los requisitos básicos de gestión integral de residuos.

Toda actividad productiva es susceptible de generar impacto ambiental, por lo cual es sustancial establecer, identificar y contemplar las medidas de mitigación respecto al impacto que tendrá en el medioambiente. Al no identificarse los impactos relevantes y sus consecuentes medidas de mitigación en el estudio presentado por la Firma, no puede considerarse el mismo como instrumento técnico válido que permita su correspondiente aprobación.

Finalmente, la Comisión evaluó que la documentación respaldatoria es insuficiente, reiterativa y sin profundidad técnica necesaria para responder adecuadamente a los condicionamientos cursados. Por tal motivo, es decisión de la Secretaría de Ambiente de la Provincia no autorizar el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa Monsanto.

Hace poco más de un mes, el 8 de enero, la Cámara de Trabajo había aprobado el pedido de amparo presentado por vecinos de Malvinas Argentinas contra Monsanto. Por decisión judicial, se habían suspendido las obras de construcción de la planta semillera, que ya estaba detenida de hecho por el bloqueo de resistencia, hasta tanto no haya una decisión sobre el estudio de impacto ambiental. A partir de allí, existió una previsible desconfianza sobre la suerte de esta resolución del gobierno provincial.

" addthis:media="http://www.uasb.edu.ec/image/image_gallery?img_id=1004494">
Bookmark and Compartir
409