Infancia y autismo

 

Si bien la historia personal, se empieza a tejer desde la gestación, no se puede olvidar que ésta, hace parte de un entramado ancestral y social, que nos sostendrá toda la vida. Por lo tanto provenimos de una relación de amor del absoluto, que nos lleva a la fantástica relación con sí mismo, como cuerpo, espíritu, sentimiento, sueños, miedos que se expresan en cada vivencia. Fruto de una experiencia personal y comunitaria, porque somos en cuanto somos en los otros, por lo tanto en la relación con la otredad. Esta apertura al otro, nos lleva a descubrir el regalo de la naturaleza, y relacionarnos con ella, sentir la paz que nos proporciona, el alimento que nos nutre, y nos permite experimentar la belleza de la creación.  La relación y no acumulación de los objetos que nos permite mantener el equilibrio entre el ser y el hacer, entre el tener y el usar. Y como elemento transversal de la relacionalidad, la espiritualidad, un tema poco trabajado, y sin embargo, las numerosas investigaciones han mostrado que es la base del equilibrio de la vida. Esta perspectiva relacional nos permite comprender la infancia y sus diferentes problemáticas, ya que es la ruptura del equilibrio de los sistemas relacionales, los que producen la “enfermedad”, aquella no concebida únicamente desde el cuerpo o la psiquis, sino desde la integralidad del ser humano. Problemáticas infringidas desde afuera por las agresiones, la opresión, el consumismo, la inequidad de los recursos, y aquella interior producida por el vaciamiento del alma y del espíritu, por los miedos, el abandono, la soledad, la ruptura de la libertad y de los sueños. Una ruptura del equilibrio, que nace en la persona colectiva, y que se materializa en las relaciones, determinando parámetros impuestos para definir un cierto tipo de normalidad, rechazando las diferentes formas de ser y estar en el mundo. Una muestra de esta diversidad, es el Autismo, que interpela a la humanidad, con una nueva forma de ver y sentir, y que requiere la apertura y comprensión del ser humano, además de un acompañamiento especializado y una capacidad de reaprender continuamente, porque aquí no existen las generalizaciones, existe la identidad propia y personal.

La partida de un gran maestro, compañero y amigo nos llena de esa sobria tristeza que provocan los recuerdos de quienes respetamos. Conocí desde muy joven a Rubén Solíz Cabrera, y aprendí a admirar desde entonces a ese hombre grande, sencillo, firme de convicciones y cálido a la vez....
El acoso sexual en las instituciones de educación superior (IES) del Ecuador es una forma de violencia de género, atentatoria a los derechos humanos, que afecta a toda la comunidad universitaria, como lo han denunciado colectivos de estudiantes y docentes....
La presente herramienta recoge el esfuerzo de la CONFENIAE y sus organizaciones filiales por levantar, sistematizar y monitorear el avance del COVID-19 en nuestros territorios como una respuesta a la ausencia de información pública clara, oportuna y diferenciada para nuestra realidad pluricultural....