Interculturalidad crítica, género y salud

 

La construcción de un pensamiento emancipador en salud está atravesada por la necesidad de recuperar la condición emancipadora de la interculturalidad y del género, así como  la construcción ética de un conocimiento emancipador. 
La complejidad del mundo de relaciones que determinan la vida y la salud exige un pensamiento complejo. Las diversas perspectivas epistemológicas críticas sobre la complejidad, comparten la crítica a la visión lineal positivista de la realidad en un solo plano y monocultural. La realidad abarca la articulación dinámica de diferentes tipos de fenómenos y sujetos, con sujetos históricos diversos que experimentan necesidades estratégicas específicas. Esta condición exige una perspectiva del conocimiento que recoja la riqueza y complementación de saberes. Ante la existencia de sociedades que han desmantelado las políticas de equidad y desencadenado un deterioro de los fundamentos ético culturales, se torna mandatorio incorporar una interculturalidad crítica que asegure la relación estratégica/dialógica y equitativa entre sujetos culturalmente distintos, para construir y trabajar en un nuevo y saludable modo civilizatorio. 
La interculturalidad crítica y el género se ubican en el centro del pensamiento anticolonial y antipatriarcal, pero además en el centro de una teoría y método del conocimiento antipositivista. No se trata de un cambio de énfasis o de aumentar los géneros en los discursos o en los textos; se trata de entender el mundo y la vida, nuestras costumbres e imaginarios, como un producto histórico de la matriz de poder, que condena y margina los saberes no hegemónicos y las diversidades étnicas, genéricas y otras. 
El entrecruzamiento de las diferentes modalidades de dominación para configurar las relaciones de poder vinculadas al género, la etnia, la clase social, las orientaciones sexuales, etc. marca los significados y prácticas en todos los campos del cotidiano. Esto supera con mucho las etiquetas de "salud de la mujer", "salud sexual y reproductiva" o la perspectiva instrumentalista de género en salud pública, que solamente perpetúa las subordinaciones. Se trata de recuperar las experiencias de praxis emancipadora de las luchas de género por la vida, los derechos y la salud colectiva e individual. Se trata de comprender la problemática de género en su integralidad y complejidad dando espacio a nuevas visiones y perspectivas. 
 
El eje Interculturalidad crítica, género y salud es un espacio para trabajar diversos temas, saberes, sentidos y sentires sobre los modos de conocer y de entender la salud y ser críticos con la medicalización de la vida. Será un espacio para la construcción epistemológica, la discusión metodológica y la práctica social necesaria para avanzar hacia la equidad, que trabaje las relaciones étnicas y las relaciones de género vinculadas a la salud, sea colectiva o individual. 
El acoso sexual en las instituciones de educación superior (IES) del Ecuador es una forma de violencia de género, atentatoria a los derechos humanos, que afecta a toda la comunidad universitaria, como lo han denunciado colectivos de estudiantes y docentes....
La presente herramienta recoge el esfuerzo de la CONFENIAE y sus organizaciones filiales por levantar, sistematizar y monitorear el avance del COVID-19 en nuestros territorios como una respuesta a la ausencia de información pública clara, oportuna y diferenciada para nuestra realidad pluricultural....
El Mapa Latinoamericano de Feminicidios (MLF) es una herramienta de monitoreo diseñada por MundoSur para denunciar y visibilizar el flagelo que estamos viviendo las mujeres en Latinoamérica, incrementadas por el confinamiento social preventivo y obligatorio en medio de la pandemia por COVID-19...