Este 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha decretada por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo.  Una fecha que nos pone en alerta frente a problemas como la falta de acceso de comunidades al líquido vital, la escasez en algunas regiones del planeta y la contaminación de las reservas de recursos hídricos.
 

Nathalie Weemaels, estudiante del Doctorado en Salud, Ambiente y Sociedad, realiza al momento un estudio sobre la determinación social de la contaminación química del agua en el Ecuador. La investigación propone un primer acercamiento a esta problemática al establecer un diagnóstico y mapeo de las fuentes de contaminación del río Pastaza, así como de sus impactos sobre las comunidades indígenas amazónicas asentadas en sus orillas.

">

Día Mundial del Agua: un panorama preocupante


Publicado: 22-03-2011

Este 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha decretada por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo.  Una fecha que nos pone en alerta frente a problemas como la falta de acceso de comunidades al líquido vital, la escasez en algunas regiones del planeta y la contaminación de las reservas de recursos hídricos.
 

Nathalie Weemaels, estudiante del Doctorado en Salud, Ambiente y Sociedad, realiza al momento un estudio sobre la determinación social de la contaminación química del agua en el Ecuador. La investigación propone un primer acercamiento a esta problemática al establecer un diagnóstico y mapeo de las fuentes de contaminación del río Pastaza, así como de sus impactos sobre las comunidades indígenas amazónicas asentadas en sus orillas.

En la investigación de Weemaels, se cita el estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y ONU-HABITAT llamado Sick Water[1], donde se declara que el mundo está enfrentando una crisis global en cuanto a calidad del agua. El aumento de la población y de la urbanización, la rápida industrialización, así como la expansión e intensificación de la producción de alimentos ejercen una fuerte presión sobre los recursos hídricos y provocan un aumento de las descargas ilegales y no reguladas de aguas contaminadas en el interior y fuera de las fronteras nacionales. Según este mismo documento, dos millones de toneladas de desechos son arrojadas diariamente en aguas receptoras, incluyendo residuos industriales y químicos, vertidos humanos y desechos agrícolas. Asumiendo que un litro de aguas residuales contamina ocho litros de agua dulce, la carga mundial de contaminación puede ascender, cada año, a 12.000 Km3.

Ecuador no escapa a la regla, ya que según el ex-Secretario Nacional del Agua, Jorge Jurado, el 65% de las aguas que discurren por debajo de la cuota de los 2000 msnm están contaminadas y no aptas para el consumo humano. Esta situación resulta, entre otros factores, que apenas el 5% de las aguas servidas producidas en el sector urbano sean tratadas, mientras que más del 61%[2] son vertidas directamente en los ríos como es el caso en Quito, Guayaquil y la mayoría de las ciudades del país, salvo Cuenca y algunas parroquias de menor tamaño. Aparte de la negligencia de los gobiernos seccionales y empresas de agua potable y alcantarillado, esta situación se debe, según OXFAM Internacional[3], al hecho de que, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se esté haciendo grandes esfuerzos para ampliar la cobertura de agua potable y saneamiento, dejando sin embargo de lado al tratamiento de las aguas servidas. Otras fuentes de contaminación como el manejo inadecuado de los residuos sólidos,[4] la expansión de la agricultura y el uso intensivo de agrotóxicos; las actividades mineras y petroleras y el vertido de efluentes industriales sin tratar.
 
 




[1]
Emily Corcoran y al., Sick Water? The central role of wastewater management in sustainable development. A rapid response assessment. UNEP y UNHABITAT, 2010. p. 5-9

[2]Ministerio de Salud Pública, Situación de la salud ambiental en el Ecuador-Estadísticas.  Quito, MSP, 2009, en http://www.msp.gov.ec/index.php?option=com_content&task=blogcategory&id=59&Itemid=154

[3]Oré, María Teresa, coord., El agua ante nuevos desafíos. Actores e iniciativas en Ecuador, Perú y Bolivia/Laureano del Castillo, Saskia Van Orsel y Jeroen Vos, Lima, IEP; Oxfam Internacional, 2009, p 241

[4]Guhl, Ernesto, Hacia una Gestión Integrada del Agua en la Región Andina, Secretaría General de la Comunidad Andina, 2008.

Este 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha decretada por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo.  Una fecha que nos pone en alerta frente a problemas como la falta de acceso de comunidades al líquido vital, la escasez en algunas regiones del planeta y la contaminación de las reservas de recursos hídricos.
 

Nathalie Weemaels, estudiante del Doctorado en Salud, Ambiente y Sociedad, realiza al momento un estudio sobre la determinación social de la contaminación química del agua en el Ecuador. La investigación propone un primer acercamiento a esta problemática al establecer un diagnóstico y mapeo de las fuentes de contaminación del río Pastaza, así como de sus impactos sobre las comunidades indígenas amazónicas asentadas en sus orillas.

" addthis:media="https://www.uasb.edu.ec/image/image_gallery?img_id=1000764">
Bookmark and Compartir
327