Por María Fernanda Solíz

Hoy, Haití nuevamente visibiliza los mecanismos maquiavélicos de operación del capital. Bajo el disfraz de caridad corporativa y en la misma lógica del enverdecimiento empresarial, toneladas y toneladas de mercancías, por supuesto, aquellas rechazadas por el dios mercado fueron enviadas como donativos para Haití.
Los tres sectores del capital: especulativo, financiero, industrial transnacional y agroalimentario multinacional encontraron en Haití el escape perfecto para la crisis de sobreacumulación, y, ante la urgencia de iniciar una tendencia descendente que les permitiera regular la sobreproducción de bienes, promocionaron su espirítu pseudosolidario. Doble ganancia.   

Ver artículo completo

">

Haití: de la caridad corporativa a la basura caritativa


Publicado: 06-12-2010

Por María Fernanda Solíz

Hoy, Haití nuevamente visibiliza los mecanismos maquiavélicos de operación del capital. Bajo el disfraz de caridad corporativa y en la misma lógica del enverdecimiento empresarial, toneladas y toneladas de mercancías, por supuesto, aquellas rechazadas por el dios mercado fueron enviadas como donativos para Haití.
Los tres sectores del capital: especulativo, financiero, industrial transnacional y agroalimentario multinacional encontraron en Haití el escape perfecto para la crisis de sobreacumulación, y, ante la urgencia de iniciar una tendencia descendente que les permitiera regular la sobreproducción de bienes, promocionaron su espirítu pseudosolidario. Doble ganancia.   

Ver artículo completo

Por María Fernanda Solíz

Hoy, Haití nuevamente visibiliza los mecanismos maquiavélicos de operación del capital. Bajo el disfraz de caridad corporativa y en la misma lógica del enverdecimiento empresarial, toneladas y toneladas de mercancías, por supuesto, aquellas rechazadas por el dios mercado fueron enviadas como donativos para Haití.
Los tres sectores del capital: especulativo, financiero, industrial transnacional y agroalimentario multinacional encontraron en Haití el escape perfecto para la crisis de sobreacumulación, y, ante la urgencia de iniciar una tendencia descendente que les permitiera regular la sobreproducción de bienes, promocionaron su espirítu pseudosolidario. Doble ganancia.   

Ver artículo completo

" addthis:media="https://www.uasb.edu.ec/image/image_gallery?img_id=0">
Bookmark and Compartir
163