Diario La Hora
Domingo, 13 de Mayo de 2012
Por Germán Rodas Chaves
 
Los años de estudio de Plutarco Naranjo en la Universidad Central coinciden con uno de los momentos más tensos de la vida nacional. En 1940 llegó al poder el militante liberal Alberto Arroyo del Río quien, en poco tiempo, gracias a la repartición de canonjías burocráticas, logró contar con el apoyo del Partido Conservador que inicialmente había cuestionado su triunfo. El régimen apresó y desterró a Velasco Ibarra, el supuesto candidato perdedor de las elecciones.
 
En 1941, de otro lado, Ecuador fue invadido por tropas peruanas. El Ejército ecuatoriano, empero, no pudo defender la integridad territorial debido, entre muchísimos factores, a que fue desatendido militarmente, pues Arroyo del Río estuvo empeñado desde el inicio de su régimen en desmantelarlo y erradicar en su interior cualquier pensamiento progresista.
 
Plutarco Naranjo, que había llegado a Quito para iniciar sus estudios en 1940, no aceptó ser solo testigo privilegiado de los mismos. Resolvió ser actor en la lucha contra Arroyo del Río. Acudió al llamado de los intereses de los más amplios sectores del Ecuador.
 
La circunstancia de ser desde el comienzo de sus estudios universitarios el mejor estudiante, así como el hecho de ser dueño de una ponderada y reflexiva opinión sobre los acontecimientos del país, le permitieron prontamente a Naranjo asumir un liderazgo entre los estudiantes universitarios de la Universidad Central quienes demandaron la renuncia de Arroyo del Río. Paralelamente se había constituido Acción Patriótica Ecuatoriana –que agrupó a liberales, conservadores y socialistas–, con el objetivo de defender los principios democráticos conculcados en el Ecuador.

">

Una página en la vida de Plutarco Naranjo


Publicado: 13-05-2012

Diario La Hora
Domingo, 13 de Mayo de 2012
Por Germán Rodas Chaves
 
Los años de estudio de Plutarco Naranjo en la Universidad Central coinciden con uno de los momentos más tensos de la vida nacional. En 1940 llegó al poder el militante liberal Alberto Arroyo del Río quien, en poco tiempo, gracias a la repartición de canonjías burocráticas, logró contar con el apoyo del Partido Conservador que inicialmente había cuestionado su triunfo. El régimen apresó y desterró a Velasco Ibarra, el supuesto candidato perdedor de las elecciones.
 
En 1941, de otro lado, Ecuador fue invadido por tropas peruanas. El Ejército ecuatoriano, empero, no pudo defender la integridad territorial debido, entre muchísimos factores, a que fue desatendido militarmente, pues Arroyo del Río estuvo empeñado desde el inicio de su régimen en desmantelarlo y erradicar en su interior cualquier pensamiento progresista.
 
Plutarco Naranjo, que había llegado a Quito para iniciar sus estudios en 1940, no aceptó ser solo testigo privilegiado de los mismos. Resolvió ser actor en la lucha contra Arroyo del Río. Acudió al llamado de los intereses de los más amplios sectores del Ecuador.
 
La circunstancia de ser desde el comienzo de sus estudios universitarios el mejor estudiante, así como el hecho de ser dueño de una ponderada y reflexiva opinión sobre los acontecimientos del país, le permitieron prontamente a Naranjo asumir un liderazgo entre los estudiantes universitarios de la Universidad Central quienes demandaron la renuncia de Arroyo del Río. Paralelamente se había constituido Acción Patriótica Ecuatoriana –que agrupó a liberales, conservadores y socialistas–, con el objetivo de defender los principios democráticos conculcados en el Ecuador.

Luego vendrían los acontecimientos de mayo de 1944 –la Gloriosa de Mayo– que desalojó del gobierno a Arroyo del Río y lo remplazó por Velasco Ibarra en medio de la efervescencia popular y bajo la convicción de que se iniciaba un régimen de cambio, progresista –de izquierda según confesión antojadiza del propio Velasco– y cuyo advenimiento fue producto de la lucha social de un pueblo que anhelaba cambios y de la acción decidida de partidos políticos de transformación estructural que confiaron, entonces, en Velasco. Los jóvenes universitarios, como Plutarco Naranjo, fueron fundamentales, también, en dicho proceso.


Poco tiempo después, Velasco Ibarra traicionó los objetivos de la revuelta de mayo de 1944, provocando frustración en el pueblo ecuatoriano que había confiado en el caudillo. La oposición al régimen comenzó a vertebrarse y los estudiantes, una vez más, asumieron un rol histórico y protagónico.
 
En tal contexto, los universitarios decidieron pedir la renuncia de Velasco. Plutarco Naranjo tuvo la entereza de ser el portador de tal pedido. La comitiva se dirigió al Palacio Presidencial en donde fueron recibidos por el Ministro de Gobierno a quien Naranjo le hizo una exposición en la cual señaló el sentimiento de los estudiantes frente a la traición y su pedido para que Velasco renunciara.
 
Plutarco escribió así una página trascendente para la historia del Ecuador que, adicionalmente, demostró de cuerpo entero la entereza de un hombre cuyo compromiso con su país y su pueblo siempre fueron lo primero. A la Patria sirvió como académico e investigador, científico, político y humanista. Su tránsito vital forma parte de la vida misma de las últimas décadas del Ecuador.
 
Estudioso de Juan Montalvo
 
Plutarco Naranjo fue uno de los mejores conocedores de Juan Montalvo, uno de los referentes más importantes en la historia del Ecuador. Sobre él escribió el libro ‘Juan Montalvo. Estudio, Selección y Notas’, una antología de sus escritos y pensamiento, con un estudio introductorio sobre la vida y obra del ilustre ecuatoriano, con el propósito de rescatar para la época actual su valor y trascendencia.
 
 PERFIL
 
· Médico, científico y escritor, nació en Ambato el 18 de junio de 1921.
· Exploró diversas facetas de la medicina, la alergología, la higiene, la nutrición y la farmacología.
· Investigador permanente del médico precursor ecuatoriano Eugenio Espejo.
· Autor de “La etnomedicina en el Ecuador y la medicina tradicional aborigen”, que es parte de la antropología médica.
· Estudió las propiedades de algunas plantas americanas como la papa, la yuca, el maíz y el fréjol.
· Fue director del Seguro Social y ejerció el cargo de ministro de Salud Pública, cargo que mantuvo durante cuatro años.
· Fue presidente del Comité Ejecutivo de la Organización Panamericana de la Salud y miembro de academias y corporaciones médicas del extranjero.
 
El Dato
 
Plutarco Naranjo escribió 40 libros y fue coautor de otros 50. Publicó más de 500 artículos  científicos en revistas nacionales y extranjeras.

Hasta siempre maestro, compañero y amigo.
 
Nota: Artículo escrito a propósito del fallecimiento de Plutarco Naranjo Vargas, suceso acaecido el 27 de abril de este año.

 

Diario La Hora
Domingo, 13 de Mayo de 2012
Por Germán Rodas Chaves
 
Los años de estudio de Plutarco Naranjo en la Universidad Central coinciden con uno de los momentos más tensos de la vida nacional. En 1940 llegó al poder el militante liberal Alberto Arroyo del Río quien, en poco tiempo, gracias a la repartición de canonjías burocráticas, logró contar con el apoyo del Partido Conservador que inicialmente había cuestionado su triunfo. El régimen apresó y desterró a Velasco Ibarra, el supuesto candidato perdedor de las elecciones.
 
En 1941, de otro lado, Ecuador fue invadido por tropas peruanas. El Ejército ecuatoriano, empero, no pudo defender la integridad territorial debido, entre muchísimos factores, a que fue desatendido militarmente, pues Arroyo del Río estuvo empeñado desde el inicio de su régimen en desmantelarlo y erradicar en su interior cualquier pensamiento progresista.
 
Plutarco Naranjo, que había llegado a Quito para iniciar sus estudios en 1940, no aceptó ser solo testigo privilegiado de los mismos. Resolvió ser actor en la lucha contra Arroyo del Río. Acudió al llamado de los intereses de los más amplios sectores del Ecuador.
 
La circunstancia de ser desde el comienzo de sus estudios universitarios el mejor estudiante, así como el hecho de ser dueño de una ponderada y reflexiva opinión sobre los acontecimientos del país, le permitieron prontamente a Naranjo asumir un liderazgo entre los estudiantes universitarios de la Universidad Central quienes demandaron la renuncia de Arroyo del Río. Paralelamente se había constituido Acción Patriótica Ecuatoriana –que agrupó a liberales, conservadores y socialistas–, con el objetivo de defender los principios democráticos conculcados en el Ecuador.

" addthis:media="https://www.uasb.edu.ec/image/image_gallery?img_id=1002294">
Bookmark and Compartir
210